Skip to content

Nunca es el momento indicado

Durante mucho tiempo le daba vueltas a mi cabeza con qué era lo que iba a pasar, no sabía ni estaba segura cómo me sentía y mucho menos tenía idea si realmente era eso que yo quería, porque tenía miedo, estaba ahogada en la idea de que no iba a funcionar. 

Mi mente se concentraba en una serie de preguntas y escenario de lo peor que pudiera pasar cuando yo empezara a tomar decisiones distintas, pensando si estaba bien o mal. 

¿De verdad esto es lo que quieres? 

¿Cómo sabes si eres buena? 

Y yo solamente me atormentaba con mis respuestas y lo que otros pensaran de mí… jamás creí que después de tantos años estando aferrada en hacer las cosas que debía o esperaban de mí, estaría causándome demasiados conflictos conmigo y la persona que soy ahora. 

Nunca quise tomar la iniciativa, porque por años siempre fui esa que había elegido estudiar lo que pocos harían, era la niña que tenía dotes artísticos, pero no los seguía para no ilusionarme con algo que no era una carrera o de lo que no podría vivir. 

Crecí pensando que todas mis ideas locas, solamente eran eso. 

No me imaginaba siendo la persona que verías en internet, ni tampoco creía posible llegar a ser alguien que hablara sin miedo y buscara que su mensaje sobrepasara fronteras. 

No estoy segura por qué dejé que pasaran tantas oportunidades, sólo sé que me la vivía esperando a que llegara el momento adecuado para hacer las cosas y sentirme aceptada desde el principio. 

El problema no eran las cosas que yo no tenía, sino que en mi mente dudaba mucho de mí, creía que todo lo que hacía debía tener cierto sentido para poder ser aceptada. 

Si en ese instante tienes las ganas, no esperes a que llegue la oportunidad. 

Construye las cosas con lo que hay sin importar cuánto sea. 

Quisiera decir que para mí fue un camino fácil… intentarlo, pero me tomó más tiempo de lo que esperaba y no porque sea algo que debas hacer a cierta edad, sino porque implica un despertar. 

Nadie pasa en esta vida desapercibido sin permitirse que no sea visto. 

Siempre debes ser tú la primera persona en verte al espejo, no importa si el otro no está volteando…¿sabes por qué? Porque la única opinión que importa es tuya. 

Nunca va a llegar la persona correcta en el momento indicado para decir que eres bueno en algo y seas descubierto por miles más…eso no existe 

Si quieres hacer algo empieza… pero hazlo ya 

Love,  

Luminosa 

Leave a Reply

%d bloggers like this: