Skip to content

No menosprecies tu proceso

¿Alguna vez tiraste proyectos viejos?   te quedabas viéndolos y pensaste “¿Por qué hice eso? Esta horrible” o quizás hasta llegaste a sentir vergüenza de ese trabajo, y ya sea por inseguridad o simplemente que se te hizo fácil, preferiste desecharlo.

Me ha pasado muchas veces, estar en un punto donde me agobia ver un vídeo mal editado, fotos donde la luz esta sobrexpuesta, o archivos de escritos sin mucho sentido, y hasta por ahí, algún blog que empecé, pero jamás volví a retomar…

y digo “¿Qué tiene de malo?” esas son representaciones mías de años atrás.

Hace unos días me topé con mi primer cuenta de vídeos, solo llegué a usarla para subir material de mis clases audiovisuales, pero en cierto tiempo pensé convertirlo como un canal de videblogs sobre comedia, porque ese era el hit y me entretenía mucho en ello.

¿Y qué pasó? Pues ¡oh sorpresa! En esa etapa de mi vida, desde el primer momento que empecé a recibir comentarios y estaba siendo “reconocida” por esto, decidí eliminar esos vídeos y no solamente eso, opté por borrar el material de mi laptop… “¡qué vergüenza!”

Ahora después de tanto tiempo, realmente me parece un error muy grande, porque entonces no existe un registro de mi proceso, no hay un punto donde pueda verme en retrospectiva y saber que fracasé, con una calidad terrible, pero no hay evidencia de como llegué a cambiar desde la luli del 2010 hasta la de hoy, una década de mil fallas después.

Leave a Reply

%d bloggers like this: