De Luli a luminosa

Creo que no existe una regla ni un límite de tiempo para hacernos la pregunta tan temida por muchos “¿Y ahora qué?”

La verdad es que yo misma me he estado torturando durante muchos años en conocer las respuesta… pero, ¿Sabes que hacía?  Estaba completamente negada a tomarme un respiro y decir.. “Ok, cálmate.. vamos viendo”.

Lo más curioso es.. que si me pongo a pensar cómo era yo antes y qué buscaba en mi vida,  puedo decir que jamás me preocupé por entender lo que quería… me pasé horas imaginando y esperando las respuesta del cielo,  más que nada, crecí con la idea de que tenía como una especie de check-list que debía de ir tachando, pero nunca tuve quien me dijera “No te preocupes, lo vas a lograr y después ¿qué quieres?”.

No sé si me faltó confiar más en mí, o quizás, ese era el camino que debía de recorrer para entenderme y llegar a la persona que soy ahora. Siempre he tenido un amor increíble al arte, sobre todo, cuando se trata de la moda, música, baile y escribir, pero por diferentes razones de la vida me fui dejando llevar y olvidé esa parte tan importante de mi.

Hoy veo en el espejo a una mujer que sigue con miedos, pero ahora los usa para inspirarse y proyectarlos a través de algo más grande que ella misma, estoy sonriéndole a una niña que se ha reencontrado… no solamente para entenderse, sino también conocer todo aquello que ama…

Le dije adiós a la luli que se reprimía de las malas decisiones del pasado, esa quien buscaba únicamente señalar “¿ y por qué en vez de esto.. no hiciste lo otro? “ o que pensaba “¿POR QUÉ fuiste a tal ciudad y no aquella?” “¿Para qué te hiciste amiga de tal?” “¿Qué estabas pensando?”

Pero sabes una cosa… después de varias caídas, me di cuenta… que todo eso era parte de mi camino y dejé de estar insistiendo en reprocharme para entenderlo…

Nada de esto llegó por casualidad… no empecé a querer verme y reconocer que tenía un brillo propio para distinguirme, hasta que leí un cuento llamado “Be more unicorn: how to find your inner sparkle”, desde el momento de haber sostenido el libro, supe que era para mí.

Esas página fueron magia, no sólo por la analogía del unicornio, ni los diseños increíblemente finos y creativos a lo largo del viaje, yo sabía que no podía ser la misma persona después de leerlo
ahí decidí volver a pararme frente al espejo…

Ahora lo hice más cerca… por fin, pude ver a quien tanto había ignorado.

Suspiré y dije “Bienvenida… luminosa”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s